TORTURA TAURINA

laverguenzanacional

LA VERGÜENZA NACIONAL

 La tortura taurina, espectáculo ejecutado y promovido por mentes perturbadas para mentes perturbadas, pues sólo un sádico o un enfermo  puede disfrutar con el dolor ajeno. ¿Hasta cuándo vas a permitir que se siga torturando por diversión y a costa de la arcas públicas?

OLOR A CADÁVER

oloracadaverEn estos últimos años el rechazo a las corridas de toros ha crecido extraordinariamente en la península, exigiendo al Parlamento Europeo una condena a tan bárbara fiesta; antes o después, habrán de erradicarse los VERGONZOSOS espectáculos taurinos, dado que la historia marca una dirección inequívoca hacia un progreso cultural y ético, donde no se permita la llaga supurante con los animales. El propio mundillo taurino es consciente de tener los días contados:

“Fuera de la feria la gente no quiere saber nada de toros” Vicente Zabala, crítico taurino. ABC, 22-08-90

Como reacción la tauromafia ha desatado una campaña de falso triunfalismo, comprando a los medios de comunicación para que nos bombardeen a todas horas con su infame “mercancía”, en un intento de crear afición. Sin embargo, las encuestas nos dicen que más del 85% de los ciudadanos son contrarios a las corridas de toros. En Catalunya, que siempre ha sido la avanzada cultural del estado, ya hay municipios que se han declarado Población Antitaurina por decisión unánime del ayuntamiento; dentro del territorio catalán no se construirán nuevos cosos taurinos, principiando a derribarse algunos.

“La vergüenza nacional empezó a oler a cadáver hace ya mucho tiempo. Lo que pasa es que es un cadáver con mucha grasa, y ésta tarda en descomponerse”. Luis Gilpérez Fraile, La Vergüenza Nacional

LA TORTURA OCULTA

latorturaocultaDesde que el toro es secuestrado en la dehesa, el terror no le abandonará, viéndose lejos de los suyos y metido en un cajón tan estrecho que le obliga a llevar la cabeza torcida durante los días que dura  el transporte: “Como el animal sufre un estrés enorme, en ese trayecto suele perder entre 40 y 50 kilos” (declaraciones a Interviú del matarife Finito de Córdoba). La tortura no ha hecho más que empezar: antes de salir al ruedo, los toros reciben continuas palizas con sacos de arena hasta quedar desriñonados; fortísimos purgantes les causan diarreas sanguinolentas, que les abrasan el intestino y les extenúan al punto de apenas sostenerse en pie. El veterinario en jefe de la Plaza de las Ventas reveló que los toros reciben purgas de 25 kg de sulfatos, cuando tan sólo 4 kilogramos sería una dosis masiva brutal; éste mismo veterinario también descubrió que los toros son sedados con frecuencia usando Combilín, un fármaco hipnótico; biólogos de la Universidad de Salamanca declararon que, al menos, “uno de cada cinco toros de lidia que salta al ruedo lo hace drogado hasta los dientes, con fármacos que le debilitan, facilitando así las labor del matador” (El Nervión, 01-12-2000). Para impedir que el toro se quede parado se le practicarán cortes en las pezuñas, vertiendo en ellas trementina quemante; los cuernos serán mutilados a sierra de sus puntas, al tiempo que los ojos, embadurnados de vaselina, lograrán que la visión del animal, ya de por sí deficiente, sea por completo borrosa. Y como remate de este cúmulo de manipulaciones cobardes, bolas de algodón como puños al fondo de sus fosas nasales, haciendo su respiración tremendamente fatigosa.

LA TORTURA A OJOS VISTA

aojosvistaYa el toro en el ruedo, producida la primera sangre al clavarse en su flanco el anzuelo de la divisa, el picador le hundirá un grueso clavo piramidal al extremo de una vara; una, dos, tres veces, el clavo, del calibre de tres dedos juntos, triturará los músculos del cuello, desgarrando fibras, rompiendo venas; el hierro de tres filos escarba, gira, profundiza y destroza; tendones y ligamentos son cortados y machacados, desangrándose el animal por boquetes de hasta 40 centímetros de profundidad por lo que cabe un brazo: “El toro había quedado prácticamente masacrado con un tremendo segundo puyazo y un tercero más que alevoso. Para tener compasión del toro” (La Opinión, 28-04-2000). Tres pares de banderillas o garfios vienen después a clavarse en las mismas heridas de los puyazos, provocando a la res un insoportable martirio, ya que, a cada movimiento, los arpones de acero cortante rebanan carne y tejidos, rascuñando en hueso. El toro, agónico entre la rechifla del gentío, rastrea con la mirada buscando inútilmente la salida que le lleve al campo. Jadeante, bañado en sangre hasta la pezuñas, se resigna a morir. El matachín apunta con la espada al dorso del animal y le estoquea, en varios intentos fallidos que atraviesan la pleura, astillan los omoplatos y pinchan el pulmón. El toro se ahoga en vómitos de sangre de sus bofes encharcados, mugiendo lastimeramente y perdiendo orina. El matarife pide a los cuadrilleros el estoque de descabellar, y con él le pincha entre las vértebras pretendiendo seccionar la médula; la víctima cae, todavía con la cabeza en alto, en un postrer esfuerzo por encontrar su rebaño y su pastizal. Otro infame verdugo humano se acerca por detrás y le asesta la puntilla, cortando el último cordón, paralizando al toro, que aun así, sigue consciente, mientras se asfixia a no poder respirar.
Con frecuencia el toro permanece vivo cuando se le arrancan las orejas y la cola, y vivo todavía cuando entra en el desolladero. Y así, con prefijada maldad y ensañamiento, se linchan seis toros cada tarde, 60.000 en cada temporada.
Autopsias practicadas después de la lidia demuestran que el 48% de ellos sufrían enfermedades como tuberculosis, nefritis múltiples, echinococosis de hígado, pleouroneumonías y peritonitis. Pobres reses enfermas, luego torturadas hasta morir en un espectáculo sin sentido, lleno de crueldad, de señoritismo hortera, espejo de miseria social.

LOS CABALLOS

loscaballosVíctimas igualmente de esta asquerosa fiesta, los viejos caballos de los picadores tiemblan de miedo al ventear que van al encuentro del toro, y el pánico hace que se inmovilicen en el callejón, sin querer entrar al ruedo; para obligarles a salir les aplican descargas eléctricas en los genitales, o se los queman con un periodico ardiendo, habiendose dado casos de caballos a quienes sacaron los ojos; así lo cuenta el periodista y escritor Wenceslao Fernandez Flórez, testigo presencial de la abominable monstruosidad: ”Le arrancaron los ojos friamente, tranquilamente. Anonadada por el dolor, la bestia salió con manso paso a la arena ¿Es posible que no haya en la ley un castigo para estas espeluznantes revelaciones de maldad?” Ahora ya no les arrancan los ojos a los caballos, pero sí les arrancan las cuerdas vocales para que los relinchos de dolor y pánico no molesten la sensibilidad del respetable público. Un trapo venda el ojo derecho del rocin para ocultarle la espantosa visión de la embestida, y un peto de lona le defiende en parte de las cornadas, pero no evita que los seiscientos kilos del toro, lanzado a la carrera, no le rompan varias costillas en el impacto. Si el caballo cae, el toro le corneará el vientre, desparramando los intestinos por la arena; hasta el año 1925, fecha en que se obliga a poner peto a los caballos, era lo habitual que en cada lidia varios caballos fuesen desventrados en medio del jolgorio general; hubo tardes donde perecieron 36 caballos en una sola corrida (Blanco y Negro, 15-5-1921). Todavia hay quien añora aquellas masacres de toros y caballos: ”La suerte de varas con los petos y las protecciones que les ponen a los caballos ha perdido entidad. Yo no lo he conocido, pero por todos es sabido que antes era espectacular. Los quites de los toreros eran decisivos para evitar la muerte dramática de catorce o quince jacos por corrida”. (Entrevista a L. García Campos, pintor taurino. El Correo 7 20-8-2000). Se ve que la sed de plasma de los aficionados no tiene Iímite.

ARGUMENTOS TAURINOS

argumentostaurinosIntentando justificar esta criminal salvajada, los intelectuales taurinos, y progresistas revenidos, esgrimen unos argumentos tan falaces como insostenibles; he aqui los mas utilizados:

“El toreo es cultura”. La palabra cultura tiene muchas interpretaciones; si los taurinos aluden a las costumbres de una época o un pueblo, efectivamente el toreo es cultura, como cultura eran, también, los combates a muerte entre gladiadores, el canibalismo o los sacrificios humanos de los aztecas, y no hay razón para defender la pervivencia de tan barbaras costumbres. Pero si por cultura quiere entenderse el afinar las facultades intelectuales de la persona, nada hay de cultura en torturar animales. (Y el que algunos personajes tenidos como cultos, séan defensores de las corridas, tampoco significa nada: se puede ser profesor de etica por las mañanas, y despreciable estafador por las tardes). Ya en el siglo XIX advertía la novelista y crítica literaria, condesa de Pardo Bazán: ”Pueblo que se entrega a los toros no volverá a enriquecer las artes”. Y el mismo García Lorca escribió: “¡Ay desdichada España! ¡País de negruras, de fuego y horror! ¡jApoteosis de imbecilidad dirigida por ladrones de frac, curas lujuriosos y toreros!”
“El toreo es arte”. ¿A que arte se refieren? ¿A haber servido de tema a diferentes artistas? También se han realizado espléndidas obras sobre las guerras o el martirio de los santos, y no por ello son costumbres a conservar. Ahora bien, si por arte se entiende la habilidad para hacer una cosa, torear puede ser un arte, lo mismo que será arte pilotar una moto, arte levantar una pared de ladrillos, arte robar carteras y arte practicar la tortura china.
“El toreo es tradición”. Obviamente, es una tradición, pero la tradición, por el mero hecho de serlo, no justifica su pervivencia; todos sabemos de tradiciones monstruosas: Al presente, en varios paises africanos se les extirpa el clítoris a las niñas; en la India, cuando el marido moría, la viuda era quemada junto a él; en España fué tradicion achicharrar herejes y en Europa cazar brujas; tradición fue la esclavitud y tradición castrar a los muchachos destinados a cantar en palacios y catedrales. El argumento, pues, de que algo por el simple hecho de ser tradición merece ser conservado, carece de cualquier fundamento.
“Sin el toreo, desaparecerían el toro y las dehesas “. Como el ecologismo esta de moda, los taurinos se fingen hipócritamente conservacionistas. Pero, del mismo modo que hoy se preserva al lince iberico, al asno o a la vaca tudanca, ni el Estado Español ni Europa consentirían que el toro desapareciese, una vez abolida la Verguenza Nacional. En Polonia, nación de pobre economía, conservan manadas de bisontes europeos, y el gobierno vela con exquisito mimo por salvaguardarlas, pese a que no renten beneficio alguno. ¿Cómo no ibamos a hacer lo mismo con el toro? En cuanto a las dehesas, tampoco tendrían que desaparecer tras prohibirse las corridas, pues solo una mínima extension de tales latifundios se dedican al ganado de lidia, siendo la mayor parte destinados a la cría de ovejas, cabras, cerdos, caballos y vacas, a lo que se suma la riqueza forestal que suponen alcornoques, robles y encinas. Por lo tanto, es falso que tal ecosistema subsista gracias al toro. Decir que sin toreros no habria toros ni dehesas es como decirque sin cazadores no habria perdices ni bosques.
“EI toreo genera mucho dinero”. Nadie lo duda: dinero que deducen de nuestros impuestos para lucro de ganaderos, aristócratas, terratenientes, apoderados, empresarios y matadores de fama; millones de euros se desvian, tambien, de las subvenciones europeas a la ganaderia extensiva, en colosal fraude urdido por la influyente tauromafia. Mucho, mucho dinero genera el inframundo taurino, pero recordemos que, asimismo, genera mucho dinero el contrabando de armas, el narcotrafico y la trata de blancas. Hemingway, escritor mediocre que amaba la violencia y el alcohol, que se sentía atraido por la sangre y por la taleguilla de los toreros, furibundo fanático de la lidia, llego a confesar: “De todos los asuntos de dinero que conozco, no he visto nada más sucio que las corridas de toros”.
“El toreo crea puestos de trabajo”. Mentira y gorda. De los toros solo vive un punado de gente. Después del reparto millonario entre ganaderos, empresarios y toreros, los demás trabajadores malviven con sueldos míseros que no incluyen cobertura social; así, banderilleros, picadores, porteros, monosabios, alguacillos y mozos de mulas, se dedican a ello de forma esporádica y de temporada , alternando con otros menesteres. Los artesanos que sirven a la “fiesta” -sastres , armeros y talabarteros- no necesitan de ella para seguir ejerciendo su oficio. Lo mismo puede afirmarse de los ganaderos: no hay diferencia mayor entre criar toros o vacas lecheras. Sólo quedan los toreros, que no son tantos, quienes pueden dedicarse a otra cosa, y, como el resto de la gente, vivir de un trabajo digno, y no de torturar a criaturas inocentes.

LA POLÍTICA Y LA VERGÜENZA NACIONAL

Gracias a las bochornosas subvenciones taurinas de la Administración, cada año se gastan miles de millones en remodelar y construir nuevas plazas de toros, en cubrir los déficits por falta de público, en crear y mantener infames Escuelas de Tauromaquia, donde niños de diez anos se ejercitan en acribillar terneritas recien destetadas. Mientras que en cl siglo XIX llegó a prohibirse en un mismo decreto la esclavitud, las corridas de toros y las peleas de gallos ”por atentar contra la dignidad de la persona”, y mientras que en 1917 el Manifiesto del Partido Socialista Obrero Español exigía la abolición de los toros y de todo espectáculo que pudiera embrutecer al pueblo, los politicastros actuales se vuelcan en reflotar éste ritual repleto de mugre, ésta violencia metódica que nos impide ser modernos. Y es que, ”fiesta de toros y política rastrera han ido siempre de la mano, porque la iniquidad une”. (J. Ramon Blazquez. DEIA, 29-3-1985).

LA IGLESIA Y LA VERGÜENZA NACIONAL

Pocos taurinos saben que San Pío V promulgó en 1567 la bula”De salute gregis dominici” ex profeso contra los encierros y corridas de toros ”deseando que estos espectaculos tan vergonzosos y cruentos, mas propios de demonios que de personas, queden abolidos en los pueblos cristianos”. Dicha bula excomulga a quienquiera que asista a ellos, negando sepultura cristiana a los toreros muertos en la lidia. La bula sigue vigente, y asi lo recordó el Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Gasparri: ”La Iglesia continua condenando en alta voz, como lo hizo la Santidad de Pio V, estos sangrientos y bochornosos espectaculos”. Pero, a decir verdad, la Iglesia no se ha distinguido precisamente por condenar ”en alta voz” tal canallada; antes bién, ha sido complice con su silencio o su participación activa, admitiendo se celebren torturas de toros en nombre de Vírgenes y santos o bendiciendo cosos taurinos; por ello, monseñor Canciani, consultor de la Santa Sede, reconocía:”Hoy, muchos laicos que luchan denodadamente contra las corridas de toros se preguntan que ha hecho la Iglesia contra esta ignominia”. (Diario 16, 5-6-1989).

LAS NACIONES UNIDAS Y LA VERGÜENZA NACIONAL

La Organizacion de las Naciones Unidas (ONU), aprobó la Declaración Universal de los Derechos de los Animales, en cuyos articulos 3 y 14 se lee: ”Ningún animal sera sometido a malos tratos ni actos de crueldad “. ”Los derechos del animal deben ser defendidos por la ley como lo son los derechos de las personas”. Por su parte, en 1980 la UNESCO, máxima autoridad mundial en materia de Educacion, Ciencia y Cultura, dictaminaba al respecto: ”La tauromaquia es el infame y comercializado arte de torturar y matar animales en publico, según unas reglas. Traumatiza a los niños y a los adultos sensibles. Agrava el estado de los neurópatas atraídos portales espectáculos. Desnaturaliza la relación entre las personas y los animales. En ello constituye un desafío gravísimo a la moral, la educación, la ciencia y la cultura”.

QUÉ PODEMOS HACER

  • No te quedes en el típico razonamiento de… ”No me gustan los toros, pero hay que ser tolerante” No hay ninguna razón para tolerar la tortura. Evita, ademas, el pesimismo al estilo de ”nunca se terminarán las corridas de toros”; las corridas de toros terminarán cuando la sociedad, que es mayoritariamente contraria a ellas, se pronuncie de forma clara y rotunda.
  • No visites localidades donde programen fiestas crueles. Deja bién definida tu postura entre familiares y vecinos. No tengas reparo en decir que aborreces la tauromaquia. Se trata de un posicionamiento justo y noble, y son los partidarios de la crueldad los que deben avergonzarse; pero no esperes que los taurinos razonen honestamente; surgido el debate, y al verse acorralados por la razón, a menudo reaccionan de forma poco inteligente, despectiva o, incluso, violenta.
  • Acude a las manifestaciones antitaurinas, expresando con serenidad y firmeza tu rechazo a la Verguenza Nacional.
  • Declara tu boicot personal a todo lo que tenga que ver con la tauromaouia: exposiciones, bares, canales de TV que retransmitan corridas, publicidad, etc; escribe cartas a los periódicos, llama a las emisoras y protesta ante las autoridades competentes por su apoyo a la tauromafia. Puedes encontrar una lista AQUÍ

Hazte socio/ del Colectivo Antitaurino y Animalista de Bizkaia y ayúdanos a terminar con ésta lacra.

Difunde esta web entre tus conocidos, y, si quieres mas información, visita las paginas webs antitaurinas, o lee libros comoLas capeas y otros escritos antitaurinos (Ed. El Museo Universal, Madrid 1986); La Vergenza Nacional (Ed. Penthalbn, Madrid 1 99 1 ); Antitauromaquia (Aguilar, Madrid 200 1), etc.

Para seguir trabajando necesitamos tu colaboración: hazte soci@ del CAAB, por sólamente 4 euros al mes estarás ayudándonos a luchar contra la tortura.

¡HAZTE SOCI@!
¡PARTICIPA Y COMENTA LA NOTICIA!
PARTE HARTU ETA BARRIA KOMENTAU EIZU!

 

10 Comments en TORTURA TAURINA

  1. Me parece vezognrosa toda actividad basada en el maltrato y sufrimiento ajeno. Los taurinos son seres amorales, poco e9ticos, y sin corazf3n. La vida del animal maltratado vale mas que la de cualquier persona que es capaz de maltratarlo. Sed, vale mas. Sea toro , perro, cerdo o pajaro. Ojale1 llegue el deda en que la sociedad en su conjunto evolucione mentalmente y empiece a darse cuenta de que los animales no son seres inferiores, sino iguales a nosotros. Animales somos todos, con la diferencia de que el Hombre es la poco inteligente plaga destructiva de la Tierra, y fanico animal con MALDAD .Taurinos, me averguenzo de vuestra garrulereda, sois escoria social. Extinguedros de una vez.** Ni toros en las plazas, ni vacas en los platos.** LIBERACION ANIMAL

    • Yolanda Williamson // 29 agosto, 2016 en 23:20 // Responder

      He sabido que hasta la punta de las banderillas contienen drogas. Malditos miserables, y el gobierno espanol no tiene los pantalones para siquiera pronunciarse contra esa massacre.

    • Entre la falta de cultura que muestras y tu falta de moral al atacar así a otro ser humano, se ve la clase de persona que eres. No te diferencias en nada de los taurinos, salvo porque el objeto de ataque es diferente. Ellos a los toros y tú a las personas. Deberías hacertelo mirar.
      Pdta: Soy anti-taurino pero no anti-personas. Esa es la diferencia entre tener moral y aparentar tenerla.

  2. Loved the images, i really like the among %image_title%, perfecto.

    my website – http://journal-cinema.org/

  3. What’s up, just wanted to tell you, I liked this blog post. It was helpful. Keep on posting!|

  4. Keep up the incredible job !! Lovin’ it!
    My Website – http://drugstoredir2014.com/

  5. Thanks for the purpose of giving many of these superior articles.

    My Website – http://pharmacycatalog2014.com

  6. I just want to say I am just newbie to blogging and actually liked your web site. Almost certainly I’m going to bookmark your blog . You certainly have outstanding posts. Thanks a lot for sharing with us your web-site.

  7. I simply want to say I am all new to blogs and seriously savored this blog. More than likely I’m planning to bookmark your website . You actually have fantastic well written articles. Thanks a bunch for sharing your website.

  8. “EI toreo genera mucho dinero”
    “El toreo crea puestos de trabajo”
    También lo hace el tráfico de drogas.
    También lo hace la prostitución y el tráfico de personas.
    La inmigración ilegal proporciona pingües beneficios a mucha gente y se les tilda de delincuentes y de mafia.
    La economia sumergida representa un elevado porcentaje del PIB y se dice desde todos los estamentos que se debe perseguir.
    El tráfico de animales pertenecientes a especies en peligro de extinción se persigue y hasta se firman convenios internacionales para ponerle coto.
    Podría seguir. Supongo que a cada uno de los que leeen esto se le ocurriran aún más ejemplos.
    ¿Alguno de los que he citado o de los que se les puedan ocurrir está subvencionado por el ESTADO ESPAÑOL o por LA COMUNIDAD ECONÓMICA EUROPEA?

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*



Current ye@r *